Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 24 agosto 2008

Hoy he visto como unos señores que se hacen llamar a sí mismo deportistas y atletas ganaban un oro como quien conquista un barrio con su banda de matones en el Bronx o el Harlem. Como ICONOS para la juventud se enfrentaban a los arbitros, con miradas desafiantes, casi mafiosas, y como practicaban un baloncesto basado en la intimidación gestual e insultante.

Decían al comenzar el partido que dos de los tres árbitros que iban a pitar la final eran europeos y asiduos en la Euroliga, acostumbrados a señalar cada pasos, dobles y caminos que sus pequeños ojos son capaces de ver. Hoy, no han debido ver demasiado, o quizás nosotros no tengamos ni idea.

Felicitar a la selección española es algo que ya casi sobra. En un cuarto de hora he leido más comentarios y admiraciones que en toda mi vida, más incluso que con la consecución del mundial en 2006. Porque aquí, además, había que defender unos valores, unos ideales con los que cuenta el basket y que no deben perderse nunca.

Espero que todos los chavales que hayan visto este partido NO tomen nota de lo que NO deben tomar. Que no crean que para ganar un partido o sacar ventaja hay que “asesinar” al arbitro con la mirada e increparle en cada balón, que no crean que el baloncesto sacado directamente del aporreabotones de la Play es la esencia de este deporte.

Que no crean que anotando una canasta hay que hacer un gesto de chulería, señalar al rival, o mascar chicle durante 40 minutos de juego. Que no piensen que riéndose del rival por cada falta señalada o no ayudando al contrario a levantarse se amedrenta al “enemigo”.

Yo ya no voy a jugar en ningun equipo, ni voy a entrar en un club a progresar y llegar a lo más alto. Seguiré siendo un espectador más que disfruta del juego de estos chicos que llevan ya 3 finales seguidas y que JAMÁS han tenido un mal gesto, un feo detalle con ningún rival.

Solo quiero que los chavales que empiezan, los que están en el equipo de su ciudad, de su pueblo o de su barrio, los que tienen aspiraciones, o los que continúan creciendo, no se miren al espejo y luchen por colocarse una cinta en el pelo, un tatuaje en el brazo y un chicle en la boca. Espero y deseo que admiren el sacrificio de un deporte que se juega en EQUIPO, que se pierde y se gana en CONJUNTO y que tomen como nota de corte la perseverancia de Jimenez, la valentía de RIcki o la templanza de Calderón.

No somos gráficos ni poligonos sacados de una televisión de plasma. Somos personas que con las ideas y valores equivocados podemos hacer daño a quienes juegan contra o con nosotros.

El baloncesto es un deporte único, precioso, interesante y emocionante, donde se ven proezas y gestas que pocos deportes pueden ofrecer. No podemos permitir que el estilo consolero de la NBA sea el poster que tengamos colgados en la pared, ni el motivo por el que nos compremos un balón.

Hoy los americanos se han llevado un oro que cerquita está de haber sido comprado. Ellos son felices, saltan y aporrean la cancha como monos en una jaula. Abren la boca y enseñan su protector patriotico con los colores de su bandera, un espectaculo más cercano al cine de “Los blancos no saben meterla” que de la realidad.

Viven entre carteles luminosos, speakers de boxeo, animadoras y jets privados, y unas reglas condescendientes saltadas a al torera en cada competición internacional. Y por alguna misteriosa razón, son el único equipo que tenía PROHIBIDO pasar controles anti-dopping.

El oro que se lo queden, la plata es nuestra, un oro europeo, una medalla aplaudida por cada periodista turco, francés y argentino que hoy han acompañado a los nuestros. Un metal que solamente hace distinciones burocráticas entre vencedores y vencidos, pero que en el fuero interno de los que de verdad entendemos y admiramos este deporte somos claros GANADORES.

¿Para cuando un ACB2K9? Eso si que es basket

Read Full Post »

Carlos Jimenez, el incansable

España vuelve a meterse en una final, como ya hiciera en el Mundial de 2006 y en el Eurobasket de 2007. Ahora toca disfrutar de toda una Olimpiada, del torneo más duro, sufrido y porque no, precioso que tiene el baloncesto.

Solo 12 equipos llegan a participar, todos de un nivel altísimo (quitando la presencia asiática y africana), con jugadores militantes de NBA y ACB, con experiencia, reputación, y palmarés envidiables. ¿Que se puede esperar de una competición en la que te encuentras cara a cara con Scola, Bryant, James, Jasikevicius, los hermanos Lavrinovic, Papaloukas, Spanoulis, Ginobili y cia…? ¿Que puede esperarse en una competición seguida por más de dos mil millones de personas en todo el mundo? ¿Que puede encontrarse en choques contra los atletas más físicos y rocosos que posiblemente existan en el deporte? Por todos estos motivos que podáis imaginar, España ha logrado un hito de los que muy muy muy pocos pueden disfrutar, y si no, decídselo a la propia Lituania, finalistas en 5 torneos, y las 5 veces a las puertas de la gloria. ¡Esto no es fácil, NO ES NADA FÁCIL! Y solo los mejores ESTÁN EN LA FINAL.

Pero para ello dedico este post. A un jugador que se retirará del baloncesto siendo el más laureado de la HISTORIA de este deporte en nuestro país. Y lo hace a lo grande, estando en todas las competiciones, al 100% en todos los minutos y luchando hasta el final con una insistencia envidiable. Hablo, como no, de Carlos Jiménez.

Cualquiera que vea a Carlos Jiménez y que no siga con asiduidad este deporte, verá en él a un hombre de mirada triste, de entradas y poco pelo, de poca musculatura, y poco salto y tiro. Un “relleno” a ojos del novato o el “futbolero reconvertido”. ¿Que puede aportar un tipo como él a un equipo plagado con jugadores como Gasol, Calderón, Navarro o Rudy?

Aporta lo incontable. Es, señores, la argamasa que une el piso del equipo, la mezcla compacta entre el equipo titular y el banquillo. Entre los Gasol y Ricki con los Berni y Mumbrú. El único jugador que NO ha rotado hasta el segundo cuarto el día de hoy.

Este hombre posee una habilidad intangible a ojos del profano. Es un lector, un devorador de jugadas y posibilidades, su cabeza lee a un ritmo inusual cada opción del rival. Cualquiera que lo vea pensará “se pasa el día en el suelo”, pero si es así, es porque acaba de provocar una falta en ataque, rebañado un balón o cortado un pase.

Es pesado, es constante, es una gota incesante para el rival que ve como un jugador de ojos cansones se interpone una y otra vez en la jugada. Hoy a terminado con número de campeón ¡7 rebotes! ¡más que Gasol, Felipe o Marc! y con 6/6 en tiros libres. ¡Pero no tiros libres en el primer cuarto con 10 de ventaja! 4 de ellos en los dos últimos minutos, justo cuando Jasikevicius clavaba un triple que los situaba a 3 puntos y con toda la presión para los nuestros.

Así es Jimenez, el jugador que menos camisetas vende del equipo titular, el jugador menos entrevistado en TV y radio, pero el más admirado por entrenadores propios y rivales. Siempre que puede recuerda el colegio que le enseñó todo lo que sabe, el San Viator de Madrid. Capitán de la selección desde 2005, solo ha exportado humildad y entrega en un deporte tan envenado por el juego NBA y el marketing e ideales que nos invade.

Jimenez no hace mates, no salta por encima del contrario, no tira desde 8 metros, no cruza el campo botandose el balón entre las piernas, pero ¿que haría la selección sin él?

Hace poco hablaba con un amigo de lo importante que es disfrutar de esta generación de basket que nos ha dado este deporte. Y preguntaba ¿que pasará cuando Pau se borre del equipo? ¿O cuando se terminen los Calderón, Garbajosa y Navarro? Irremplazables desde luego, más bien irrepetibles. Pero… ¿y cuando se vaya Jimenez?

Gracias por amar el basket así, por regalarnos aquella final del Mundobasket en el que minaste poco a poco con cada acción tuya a los griegos, recuerdo el msn al día siguiente con todos mis contactos con una foto tuya en su nick. Y gracias de nuevo por el partido de hoy que sin duda NO HABRIAMOS GANADO de no estar tú. Parece que haces poco Carlos, pero lo que haces tiene tanto valor que cuesta partidos. ESPERO NO ENCONTRARME JAMÁS A UN JUGADOR IGUAL QUE TÚ EN UN EQUIPO RIVAL, porque no te deseo como enemigo.

PD: Esteban, que te voy a contar de Jimenez, disfruta del video, y de esas brutales faltas en ataque que saca

Read Full Post »

Hace mucho que no escribo en el blog y la verdad creo que no hay mejor manera de volver a estos lares que dedicandole una entrada al villano que posiblemente se convierta en uno de los más grandes de la historia del cine, The Joker.

Recuerdo como McKee nos ofrecía su particular visión sobre los villanos en el cine a la hora de desarrollar un guión. En su seminario recalcaba la cada vez más pésima construcción de un elemento vital en una obra narrativa y que poco a poco iba perdiéndose en detrimento de pomposos efectos de maquillaje, tópicos de “parche en el ojo y pata de palo” y frases absurdas del corte “me las pagarás”, “nos volveremos a ver” o “te aplastare como a una cucaracha”.

Un buen némesis es tan importante como un protagonista defensor del bien y la justicia, y más si hablamos del género acción-superheroe. Por ahora todos los enemigos de los más conocidos iconos del comic americano no eran más que burdas traslaciones a la pantalla; personajes de gestos mecánicos y voces gritonas, de chillidos maldiciendo su mala suerte y amenazando con el dedo sobre su víctima ladrando mucho y mordiendo muy poco.

Hasta que llegó Joker. Mucho se había dicho sobre la superlativa interpretación de Heath Ledger en el papel del personaje que ya encarnara Jack Nicholson decada y media atrás. Alimentado por el morbo de su prematura muerte (28 años), la pelicula ha recaudado 153 millones de dólares el primer fin de semana y vendió tres veces más entradas para el preestreno que Spiderman 3, la hasta entonces imbatida en cabeza (131 millones), y le ha valido además la unanimidad de la critica para que la academia otorgue el oscar al fallecido actor a titulo póstumo ¡¡7 meses antes de la ceremonia!!, como ya sucedió con Peter Finch en 1976.

Y es que es la primera vez que público y critica pasean de la mano con un film basado en un personaje de cómic. Ni Spiderman, ni Hulk, ni X-Men, Daredevil o los 4 Fantásticos consiguieron lo que Nolan con su producción; contentar y entretener a partes iguales.

Y gran parte de culpa la tiene Joker. El desarrollo del personaje es simplemente perfecto. Desde su presentación hasta su cénit y derrota.

Muchos han sido los atributos y adjetivos que se han resaltado de su interpretación. “Oscuro” “siniestro” “terrorífico” “cruel” “duro”; todos para alabar su intrincada personalidad. Pero yo depararía en una caracterísitca que jamás vi en un anti-heroe; The Joker es un personaje que desde el primer segundo adviertes que ha tocado fondo. Que es un ser humano que sin ayuda de poderes mentales, de fuerza manipulada genéticamente, de armas de destrucción siderales, de tecnología secreta y de ritos magico-espirituales se mete en el fondo de tu alma y te planta la semilla del desasosiego y del temor. Temor por el resto del mundo que le rodea y que él ansía ver arder.

No persigue los objetivos estandars de un clásico y manido villano de película. NO quiere dominar el mundo, NO quiere dinero (de hecho quema 68 millones de dólares que él mismo roba), NO quiere ni si quiera poder, ni MATAR a Batman; solo desea mandar mensajes en forma de actos crueles y anárquicos. Como él dice “demostrar a la gente que lo controla todo, lo estúpido que es tratar de controlarlo todo”.

Esto resulta al fin un soplo de aire fresco en un arte cuyo último gran villano fue y siempre será el Doctor Hannibal Lecter, hombre cuyos fines se desviaban, al igual que los del Joker del siglo XXI, de los tópicos y le valió un oscar y un reconocimiento hoy en día siguen intactos.

Ledger admitió que Joker ha sido el personaje más difícil de su carrera profesional, y que el propio Jack Nicholson le advirtió sobre la dificultad de encarnar a este ser tan ruín pero a la vez tan elegante en su naturaleza.

No voy a pararme a comparar ambas actuaciones; solo diré que este Joker tapa al mismísimo Batman en su propia película y que el propio Christian Bale comentó que debía haberse llamado “The Joker: The Dark Knight”.

Por desgracia nunca podremos disfrutar de este genuino personaje en la tercera parte debido al suicidio ¿accidental? que Ledger sufrió en enero de este mismo año. Murió sin haber visto la película y sin saber que posiblemente ha caracterizado a uno de los personajes más completos, enigmáticos, laberínticos y salvajes desde el Canibal de Hopkins.

Read Full Post »